BLOG DISTRITO UVE

-El blog de los oídos inquietos-

  • Vane Balón

MI PRIMER TRANSISTOR: TESOROS QUE VUELVEN A CASA, CELEBRANDO EL DÍA DE LA RADIO



Con motivo del Día de la radio rescaté en redes sociales un momento importante en mi vida: el recuerdo de mi primer transistor y mi reencuentro con él hace poco tras 30 años desde que lo usé por primera vez.


Quiero compartir contigo esa primera toma de contacto que tuve porque contextualiza muy bien de dónde nace mi amor por ese medio y el ámbito podcasting retomado el pasado 2021 con Podcast Distrito Riot.


Así que te invito a compañarme en esta lectura personal, a ver si te llega a ti el frecuerdo de cual fue tu primer transistor, o cómo descubriste la radio.


MI PRIMERA RADIO, ORIGEN

La historia se remonta a 30 años atrás, más o menos cuando tenía 7 u 8 añitos, no más. Estaba en casa de mi abuela paterna, y allí había un aparato que estaba perpetuo en el mueble del comedor. Realmente despertó mi interés una mañana mientras desayunaba inmersa en mis pensamientos de aquella niña risueña, inquieta y reflexiva a partes iguales.


Nunca había visto usarlo a nadie de la familia pero me llamaba la atención. En alguna ocasión le había preguntado a mi abuela para qué servía y me había explicado que se oía la radio, sin más. Aquella mañana retomé lo que me había comentado abuela y la curiosidad pudo conmigo: ¿qué sonará por ahí?


Ya había visto radios funcionando en mi casa de Valladolid, y también en casa de más familia zamorana pero los aparatos eran tan diferentes que este me llamó la atención quizás por lo antiguo y desconocido que me resultaba. Lo cogí, encendí, moví la ruleta para sintonizar y aluciné... ¡Se produjo magia!, y una sensación de fascinación recorrió mi ser que ha durado hasta hoy.


ME ENAMORÉ DE LA RADIO

Desde entonces cada vez que iba allí, a Zamora, buscaba emisoras y trasteaba la música que iba sonando. Se había producido un flechazo entre aquel aparato y yo. Con los años ya tenía mi propia radio en casa de Valladolid y descubrí programas que me engancharon como "La Gramola" en M80 -de mis favoritos-, "La Parroquia del Monaguillo" o "Gomaespuma.


El transistor de mi abuela paterna fue generando gratos recuerdos de mi infancia y adolescencia, ya que pasé mucho tiempo allí. Después llegó el novio a los 15 años -hoy ya mi marido- y dejé de ir tan a menudo por Zamora.


Fueron aconteciendo situaciones que trabaron ir a la casa de mi abuela, y perdí la pista del transistor allá por los primeros años del 2000. Siempre lo tuve en mi memoria, retenido como ese recuerdo entrañable que idealizas y conviertes en uno de los más importantes de tu vida, por lo aportado más que por el valor material en sí. Cuando he hablado de este transistor en casa siempre he esbozado gran sonrisa, y ojos brillando en lágrimas rememoraban que con él descubrí la radio ante una inictiativa que no tuvo objetivo más allá de la mera curiosidad de una niña de 8 años -¡y bendita curiosidad!-.


ME REENCONTRÉ CON MI PRIMERA RADIO

La vida gira, da vueltas, a veces te mareas y otras te agarras fuerte y aguantas el tipo. En ese vaivén emocional hay sitio para acontecimientos bonitos que llegan en medio de tempestades personales como la que me invade por dentro desde hace meses (en el blog personal sopa frita en mi cabeza he comentado algo al respecto, pásate que allí escribo artículos con BSO recomendada para la lectura).


Mi padre y mi madre tuvimos conversaciones por Navidad abordando recuerdos, y ahí emergió uno de tantos, no faltando la mención a este transistor. Sin decirme nada trasladaron inquietud, entiendo que hace algunas semanas, y por sorpresa vinieron a casa hace poco para traerme una bolsa de plástico envolviendo lo que para mí ha sido un regalo hermoso y de un valor incalculable: mi primera radio, que les había dado mi tía paterna.


Nunca pensé que el aparato hubiera sobrevivido tantos años -crecí con ese transistor desde que tengo uso de razón, y ya debía existir en casa de mi abuela antes de que yo naciera en 1984-. Así que aquella sorpresa fue mayúscula, y el recuerdo que me llegó al reencontrarme con mi primera radio hace pocos días fue alegría, que al comprobar que seguía funcionando mutó hacia una emoción indescriptible.


No me esperaba que estuviera aún "vivo" este aparato. Queda claro que hay tesoros que te llegan en momentos en los que los necesitas, y este ha sido uno de ellos: ¿qué mejor manera de celebrar el Día de la Radio de este año que con este reencuentro tan emotivo? FELIZ DÍA DE LA RADIO 📻🎶🎙️


Y en tu caso, ¿cuál es ese recuerdo de la primera vez que descubriste la radio? Cuéntame, estoy en


TE PUEDE INTERESAR:

ESCUCHA PODCAST DISTRITO RIOT A LA CARTA


LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE INCLUSIVO EN LA MÚSICA, Y EN TODAS PARTES


100 DISCOS DEL 2021 que no te debes perder: selección Distrito Uve


LISTA SUBMITHUB 2, SELECCIÓN DISTRITO UVE: DESCUBRE 8 OPCIONES MUSICALES FASCINANTES


DISTRITO RIOT ENTRE LOS MEJORES PODCAST EN SELECCIÓN IVOOX REWIND 2021


11 ANIVERSARIO DE DISTRITO UVE: MÁS DE UNA DÉCADA DIVULGANDO MÚSICA ALTERNATIVA