BLOG DISTRITO UVE

-El blog de los oídos inquietos-

  • Vane Balón

MULTIENTREVISTA: UNDERGROUND VS MAINSTREAM (1/3)


Texto: Vane Balón


A finales de febrero 2012 nacía este blog de DISTRITO UVE sin saber muy bien ni cuánto duraría ni tampoco qué perfil de contenido volcaría. Solo sabía que quería escribir sobre música alternativa ligada a Rock, Metal y Punk sin limitaciones.

Para una fecha especial como esta, que ya van 6 añitos de contenidos aquí en el blog, quería ofrecerte algo especial: un regalo que a la vez contribuya a algo en el plano musical en el que me muevo. Y pensando se me ocurrió plantear otra multientrevista, que al final son debates mostrando diferentes puntos de vista sobre un mismo planteamiento y se saca mucho aprendizaje de este formato.

Así que aquí estoy, ofreciendo otra multientrevista, y escribo "otra" porque este formato ya lo saqué adelante -esa sí fue la primera vez- el 20 de junio 2017, con motivo de la Fiesta de la Música (lee AQUÍ si te apetece). Resultó muy enriquecedor gracias a las 17 personas opinando y aportando diferentes puntos de vista sobre el mismo tema planteado, y tuvo una acogida fascinante por parte de lectores como tú.

¿DE QUÉ TRATA ESTA NUEVA MULTIENTREVISTA?

He propuesto en esta ocasión un tema imprescindible: "Mainstream vs underground". A través de 3 cuestiones vas a encontrar varias perspectivas super interesantes que generan apertura de miras.

Precisamente poder ampliar horizontes en la contemplación de un tema me parece una actividad que deberíamos hacer más a menudo. Aquí en el blog de DISTRITO UVE solo lo hago en momentos muy puntuales porque conlleva mucho trabajo lo de coordinar respuestas, edición, etc. pero merece la pena por todo lo que aporta cada persona.

¡Aquí está la segunda multientrevista con motivo del 6º aniversario del Blog de DISTRITO UVE! Emoción máxima estar escribiendo este texto para ti... ¡6 años ya!

¿QUIÉNES PARTICIPAN EN ESTA NUEVA MULTIENTREVISTA DE DISTRITO UVE?

Nuevamente participan 17 personas del ámbito musical alternativo que especifico a continuación (orden alfabético):

1- Antonio Mautor (Bandera Negra Radio 3 / Director Mautorland webzine)

2- Bennu Hush (Obscura Management, Metal Obscura y Obscura Metal Fest)

3- Chema Gallego (La Central de Comunicación)

4- David Collados (Manager D.C. Rock Artist management / colaborador en Solo-Rock)

5- David Sobrino (Sobry Music / BIME Camp)

6- Irene López (Subterráneo webzine)

7- Iván de la Mata (Garaje Producciones)

8- Iván Nieto (Live for Madness Metal Fest)

9- Jaume Esteve (Agencia Comunica'N Roll / Baterista Manolo Kabezabolo)

10- Julen Figueras (Palabra de Rock Webzine)

11- Manuel Doval (Valladolid Web Musical)

12- Nano Ruiz (Lengua Armada sello discográfico / Fundador y guitarrista Deniro)

13- Olga Zas (Rock y Punkto Webzine / Zas Producciones)

14- Pau Navarra (CEO Blood Fire Death / Responsable de edición en Rockzone)

15- Rubén (Ruido Noise Blog y Sello Ruido Noise)

16- Txermi Gisbert (colaborador La Estadea)

17- Yayo Alonso (director Rock Más Metal Spain / Codirector Live For Madness Metal Fest)

IMPORTANTE: divido la publicación de las respuestas en 3 post diferentes por motivos obvios: sería demasiado complicado leer todo de una vez por extensión (error que cometí en la primera multientrevista, pero de los errores se aprende, ¿no?). Así que a continuación conoce las respuestas de cada participante al primer planteamiento sin prisas, merece la pena:

***1- ¿Es positivo diferenciar entre música underground -alternativa o como quieras llamarlo- y mainstream o con ello impedimos que la música de un circuito y otro llegue al público del contrario, nutriendo la desinformación musical de la realidad compositiva en España?

Antonio Mautor: Nuestro país es un lugar en donde las etiquetas abundan. Nos encanta y, a la vez, tranquiliza etiquetar, marcar y saber dónde está cada uno. Para mí diferenciar entre lo alternativo y mainstream está desfasado, quitando algunos subgéneros del metal extremo que sí podríamos catalogarlo como "under", lo demás es música que tiene su público en mayor o menor medida. Lo mainstream para el rock de este país no vale, ya que simplemente España no es un país rockero. Por otra parte no encuentro muy positivo marcarse como "under", aunque hay bandas que se sienten cómodas siendo así, sin querer salir del ámbito menos conocido. En otros países como en el norte de Europa, diferencian bien la música alternativa como forma de expresión por un lado, que no quita que sea mainstream, es decir, la difusión es masiva pero no pierden su carácter de rebeldía ante lo puramente comercial.

Bennu Hush: No me gustan las etiquetas pero cuando hablamos de música es bueno saber decir dónde perteneces, es decir, X banda, sin necesidad de decir nombre, debe saber cuál es su género. A mí no me vale el estamos en diversidad de géneros, que oye, es posible, pero… siempre hay una pieza que te defina. Hoy en día con las redes sociales las bandas llegan un poquito más lejos, aunque la gran mayoria de las veces, no saben vender su producto…

Por ponerte un ejemplo, en OBSCURA MANAGEMENT abrimos roster una vez al año como hacen la mayoría; el resto del año siempre se tienen otras opciones. Cuando te llega la información de la banda… nos encontramos con la desinformación en sus propias redes sociales, entonces toca contestar y pedir información con el “búscalo en hoohle” no perdona: eres perteneciente a tu propia banda y si quieres algo, dámelo y ya entonces podremos llegar a un pequeño entendimiento. No entiendo el pasotismo con la escasa información que en ocasiones tenemos incluso en los propios medios. Todo tiene su lado positivo y por supuesto, también negativo, pero creo en las cosas bien hechas y con ello que las bandas sean capaces de dar el paso de una vez por todas, no olvidemos el “vales lo que tienes, no lo que quieres”.

Chema Gallego: Las etiquetas siempre han servido para diferenciar, y diferenciar cosas suena fatal y nunca ha sido bueno. Hay grupos mainstream que fueron Underground y viceversa. Incluso hay canciones de un mismo grupo que la gente las cataloga en uno u otro lugar. La música es música y si te gusta qué más da como la cataloguen o en qué medio aparezca.

David Collados: Bueno: no creo que sea bueno hacer una clara diferencia entre una y otra, ya que al fin y al cabo, el público de un circuito y del otro, en muchos casos es el mismo. Habrá muchas bandas de circuitos más underground, que aspiran a convertirse en mainstream y otras que no quieran y prefieran seguir tocando en locales más pequeños, más underground y en un determinado circuito de salas. Cada uno se siente más cómodo o identificado con uno u otro, pero como público, tampoco creo que sea incompatible. Yo en mi caso concreto, me muevo muchísimo como espectador en el circuito underground. Conociendo bandas emergentes, apoyando esa escena, pero no es incompatible con que me apetezca asistir a conciertos de estadios, como por ejemplo este año, yendo a ver a Aerosmith o Guns´n´Roses. Creo que ya demasiadas etiquetas y diferentes barreras se ponen en el Rock concretamente, como para ir añadiendo más.

Sí que es cierto que hay un numeroso público que asiste a conciertos mainstream, solo por el hecho del famoso “es que hay que ir”, y que luego no van habitualmente a salas pequeñas o conciertos de underground. Se nota y se ve a la legua, sobre todo para los que estamos acostumbrados a ir a conciertos cada semana. Pero no creo que sean incompatibles ambos circuitos. Creo que es igual de respetable la banda que no le mola tocar en espacios o salas más grandes, y prefiere hacerlo en salas más pequeñas donde el público se siente mucho más cercano, que el grupo que aspire a crecer y crecer, hasta llegar a tocar en un estadio de fútbol. Pero de ahí a que haya que separar y/o diferenciar entre un circuito y otro, me parece que sería simplemente poner más barreras y fronteras sin necesidad, que ya demasiadas nos ponemos muchas veces nosotros mismos.

David Sobrino: Si nuestros valores se asientan en el ataque y el pesimismo, optar por la diferenciación de ambos aspectos a veces tiene sus beneficios. Si lo que buscamos es el crecimiento, el apoyo de la música y de los artistas en general, quizás sería más oportuno tratarnos a todos por igual. Al fin y al cabo, e independientemente del estilo musical que se haga, todos estamos en el mismo camino y buscamos normalmente un mismo fin.

Irene López: Para contestar estas preguntas en un contexto sólido, creo que tendría que haber una definición previa en la que basarnos sobre qué es el underground, y qué es el mainstream. ​ La palabra underground suele estar asociada a un concepto de "banda que acaba de salir del local y no tiene ni una maqueta", confundiendo underground, con emergente. Y el mainstream a ser super conocido y haberse vendido. ​Pues bien, para mí no tiene nada que ver con eso. Mi compañera Marta citaría a LOS CHIKOS DEL MAÍZ, y diría que​ “el underground es actitud, no dar conciertos para quince". Y estoy de acuerdo. ​Es hacer música (o cualquier otra cosa) para ti, y/o para los demás, como forma de expresión, para transmitir, para desfogar... Pero siempre siendo fiel a tus principios.

Puedes llenar salas y ser underground (mirad si no la banda ya citada). Y también puedes ser mainstream desde la gesta de tu proyecto marcando tu objetivo en triunfar como en aquellos años 80. Es una opción respetable, como cualquier otra, pero no me parece realista si la aplicamos a la escena contemporánea, en la que la concepción de la música (y del arte) no tiene absolutamente nada que ver con lo que fue en aquella década. Además, vas a partir de una base en la que buscas agradar a un mercado, dejas de hacerlo por ti y te conviertes en un producto de márketing. Y, por fin, respondiendo a tu pregunta: las etiquetas son lo que son, una forma de denominar. Y sinceramente no creo que el problema sea, en absoluto, ponerle un nombre u otro a la corriente musical en la que participas, si no más bien la falta de iniciativa a la hora de salirse del camino ya marcado, la carencia de autocrítica y de cabalidad. ​ Yo jamás me conformaría con escuchar los mismos 20 discos de las mismas 4 bandas una y otra vez. Siempre busco volver a experimentar lo que me han hecho sentir esos trabajos, en otros grupos, otros estilos... De lo que sí estoy segura es de que el estar informada va directamente relacionado con el interés, y teniendo Internet a mano...

Iván de la Mata: No creo que sea positivo diferenciarlos. A veces nos olvidamos que el verdadero protagonista es la música, ya sea alternativa o “mainstream”, nos dejamos influenciar por las etiquetas y se nos escapan grupos que tienen un potencial tremendo. A la hora de llegar a nuevo público está claro que la promoción es esencial, pero hay muchos casos que desde la independencia y la autogestión puedes llegar a público nuevo. Ahora mismo internet nos abre un inmenso mundo musical donde descubrir muchos grupos interesantes y esa herramienta ayuda a las bandas a seguir creciendo y a sumar seguidores. La cuestión es querer descubrir esos grupos nuevos y no solo los comerciales, falta muchísima cultura musical.

Iván Nieto: Son términos que están bien para definir una realidad, pero no creo que sea positivo usarlos de forma habitual porque hay una parte mayoritaria del público que percibe todo aquello denominado como “underground” como carente de calidad, lo cual es rotundamente falso en una gran parte de los casos. Y esto repercute muy negativamente en las bandas de ese perfil para poder sacar cabeza en la ya de por sí complicadísima escena musical española.

Jaume Esteve: No creo que se trate de si es positivo o no, sino que es un hecho diferencial por naturaleza propia. La música mainstream, comercial o como lo quieras llamar, sin entrar en valoraciones, está ubicada en un entorno donde al margen del producto tienen que “salir” los números, y si estos se multiplican mucho mejor. El éxito se valora en cifras, tanto de ventas como de asistencia a conciertos, y el status de cada banda depende del resultado que este genere. El circuito underground está al margen del resultado económico y es por ello, por una pura cuestión de formas, actitud y convicción, que se desmarca insistentemente del circuito mainstream ya que entiende la música por algo mucho más que por números.

Julen Figueras: No sé si es positivo, pero sí creo que es inevitable. Lo underground y lo mainstream son conceptos móviles (no siempre significan lo mismo), relacionales (lo que no es mainstream cae en el underground) y discutibles (¿es una etiqueta que dependa sólo del volumen de ventas?). Puede que exista esa barrera entre quienes escuchan una y otra música, pero no creo que la etiqueta sea la causa: diría, más bien, que hay gente con un interés limitado en la música, que escucha lo que le echen en la radio (y que, al sonar en la radio, se “convierte” en mainstream), y gente con cierto criterio que elige un poco más la música que quiere escuchar (y que elige entre mucha más música que la que suena en la radio).

Manuel Doval: Personalmente creo que es más positivo abrir horizontes y no centrarnos en un solo estilo de música, más en un momento en el que la fusión musical une estilos antagónicos que hace años sería impensable ver juntos. Si abrimos el abanico musical tenemos acceso a mucha más música y evitamos anclarnos en un solo estilo musical, eso fue una de las cosas que me animó a montar valladolidwebmusical.org, el que la gente conociese lo que hacen otras gentes y no solo escuchar punk-punk-punk, heavy-heavy-heavy, pop-pop-pop, nunca sabremos dónde nos puede aparecer la banda que nos va a encandilar y puede ser fuera de los circuitos habituales en los que nos movemos cada uno: te puedes perder un montón de cosas interesantes por ser corto de miras.

Nano Ruiz: Creo que sí es positivo: la música underground nace de las calles, de las escenas pequeñas que se van formando en los locales de ensayo, salas o pequeños sellos independientes que con pasión por lo que crean lo tiran adelante y, sin embargo, el mainstream normalmente sale de despachos que fabrican productos... Hay unas diferencias muy plausibles. El problema es que la música no llega porque no interesa una expresión creativa libre, sin ataduras y que no busque solo rentabilidad. Además, los medios grandes no están en las calles y crean modas inofensivas para la masa y de consumo inmediato.

Las marcas y su publicidad que sustentaN grandes medios tampoco apuestan ni arriesgan y no les gusta el rock o no les interesa exceptuando grandes grupos que ya se los tienen que comer. Es más fácil que suene una melodía pegajosa inofensiva que no dé pie a más, aunque creo que muchas músicas marginadas o ninguneadas por la falta de plataformas adecuadas podrían gustar a mucha gente pero es igual: los que creamos por necesidad y nos gusta la música como forma de conectar y comunicar con el mundo no buscamos a priori la máxima rentabilidad, sino la creatividad por encima de todo. Ahora sí: si con esfuerzo y dignidad llega la hora de vivir de ello, bienvenido.

Olga Zas: El origen de cada término es totalmente diferente. Por un lado, lo underground es, etimológicamente, un movimiento contracultural, alternativo, paralelo, contrario o ajeno a la cultura oficial. Sería exactamente lo contrario al mainstream, que etimológicamente significa corriente popular, tendencia o moda dominante. Por supuesto, no es lo mismo, ni parecido, lo que se crea ya con la intención clara de ponerlo de moda y lo que finalmente consigue un seguimiento masivo y se acaba poniendo de moda. Yo más que entre underground y mainstream, diferenciaría entre las bases de cada creación, dado que, entre otras cosas, el término underground ha degenerado mucho y ya no significa, ni por asomo –en muchos casos-, lo que el término significaba como tal en sus orígenes, por citar un ejemplo, en cantidad de macro festivales que han ido apareciendo de música más pop que otra cosa y que te venden como festivales underground, cuando el pop no es –ni lo ha sido nunca- una corriente contracultural, ni tampoco un medio sin apoyos, que es más como se ha visto esta etiqueta en la música en un momento dado.

En cuanto al tema de si una etiqueta impide que esa música llegue al circuito contrario y viceversa, yo creo que es más un tema de inquietudes personales que de etiquetas. Si tienes inquietud, vas a investigar en todos los campos, te cuenten lo que te cuenten. Otra cosa es que, evidentemente, cuanto mayor sea el apoyo que se le dé a una corriente en concreto y más se invierta, haya muchísimas más opciones de que llegue a todo cristo, te guste luego o no lo que te quieren vender. En esto de la música también funciona eso de que “el que tiene padrino, se bautiza”…

Pau Navarra: Yo creo que diferenciar entre underground y mainstream no es una actitud, una decisión que un individuo tome conscientemente, sino un hecho. Hay música creada, dirigida o que alcanza el estrellato entre las masas vete a saber por qué, y otra que, por las razones que sean, nunca llegará a ese estatus, ya sea por estilismo o por propia actitud del artista.

En mi opinión, actualmente, y más en la era de internet, el que quiere estar desinformado musicalmente hablando es porque lo desea, no porque haya por ahí enanos verdes conspirando para vetar ciertos géneros o bandas. Es decir, que si hoy en día una banda de oi! o brutal death tuviera la millonada necesaria para entrar en la lista de Los 40 Principales o de pronto llenaran estadios, contando sus fans por cientos de miles en cada show, el sistema les abriría las puertas de par en par porque el éxito equivale a negocio, y a ellos les importa poco si el rompepistas del momento es Bon Jovi, Malú o Agoraphobic Nosebleed si eso es sinónimo de pasta gansa.

Evidentemente el tercer caso nunca ocurrirá, pero ahí están para todos las multimillonarias herramientas necesarias para acceder al mainstream. La música generalista nunca ha tenido en cuenta el talento, sólo el dinero invertido y por cuánto puede multiplicar esa inversión realizada en términos de ganancia.

Rubén: Yo personalmente no lo entiendo como algo positivo o negativo, simplemente es una forma de diferenciar ámbitos: lo que atrae a un reducido número de público siempre se ha denominado o etiquetado como underground y lo contrario mainstream, sin más. Esas etiquetas no suponen una barrera infranqueable, simplemente depende de cada individuo el salir de su “zona de confort” y probar lo que le ofrece el otro circuito, en este caso en el ámbito musical, para enriquecerse culturalmente hablando.

Txermi Gisbert: Creo que debe darse a los lectores/seguidores la oportunidad de valorar a ellos mismos el posicionamiento de una banda a partir del propio punto de vista del lector, de su propia experiencia con el grupo, de lo que le transmite, o igualmente, como si le importa un carajo que al grupo se le etiquete como mainstream o underground.

Podríamos enfocar la discusión desde el lado del que crea y entiende la música como cualquier otro arte o desde la perspectiva de aquel que quiere vivir de lo que hace y le gusta. Y creo que en todos los frentes encontraremos a alguien cociéndose unas habas. Por eso, y en mi opinión, es posible que se pueda y quizá, hasta se deba diferenciar entre ambas etiquetas, pero sólo como un mero dato. No creo que sea positivo hacerlo despectivamente, ni mucho menos infravalorando o vetando tanto hacia un caso como hacia el otro. Porque al final la música la hacen las personas, con sus valores, sus pretensiones, sus mensajes, o sus incoherencias, y es posible que un día nos encontremos con un grupo que llena salas de gran aforo y que tengan una empatía ejemplar por lo que les rodea, o a una banda que sólo toca en centros sociales y sean más falsos que Milli Vanilli.

Todo es relativo, y de todo se pueden sacar cosas positivas. Por otro lado, que un medio decida centrarse únicamente en el circuito underground, pienso que no sólo es respetable, si no que es necesario, simplemente porque a la hora de difundir su trabajo (o su arte, según queramos entenderlo) en muchos casos de una calidad tremenda, necesitan de más apoyo. Que un medio decida dar cabida a ambas etiquetas y en igualdad de condiciones, es una gran forma de romper barreras.

Yayo Alonso: Yo no le encuentro nada positivo a diferenciar la música como underground o mainstream pero sí denota varias interpretaciones negativas a mi entender. Considero que ambas "etiquetas" se emplean mal a día de hoy. Tal vez en una época en la que no se tenía acceso a las nuevas tecnologías, ni a los medios, ni a los canales de distribución, el underground representaba a las bandas de menor alcance -y aquí podríamos discutir de estilos musicales- donde muchas se sentían identificadas, creando un espacio creativo e interpretativo a su alrededor con su propia escena y movimiento no carente de mercado, aunque sí alejado de la industria musical pesada y de todo cuanto la rodeaba de la época.

Personalmente considero que esto más que una forma de hacer las cosas, salvo algunas excepciones, se debió a que era la única manera de poder hacerlas.Tampoco es algo nuevo si digo que un gran porcentaje de bandas de las que consideramos "mainstream" en sus inicios tuvieron las mismas carencias que han tenido todas las demás, con la salvedad de que estas si consiguieron esto que llamamos éxito y que más que al estilo musical o incluso con sonidos, letras y actitudes tan extremas o reinvindicativas como las anteriores, su éxito o falta de el con cada lanzamiento musical se debió a la buena o mala estrella tanto en lo personal como en su carrera musical. Aunque entiendo que podríamos defender que los sonidos "mas comerciales" consiguen un mayor alcance y por ende se convierten en "mainstream", lo contradice el hecho de que incluso las bandas más extremas del planeta también son conocidas a nivel mundial y muchas se han hecho un hueco en esta categóría, no me interesa comparar cuan conocidas respecto a las bandas más famosas de la historia, simplemente es un hecho que tienen su público, su sitio y trascendencia en la escena.

En definitiva y para responder a tu primera pregunta, 30 años y pico después de la aparición de estas "etiquetas" que no hacían más que describir la realidad del momento, creo que ya es tiempo de hablar de las bandas por su trabajo en presente y olvidarnos de "denominaciones" que no atienden a la realidad actual. Hoy en día las bandas noveles, indistintamente del género que practiquen, distribuyen sus discos en las mismas plataformas que las más reconocidas del mundo, podemos ver sus vídeos en los mismos portales y el mp3 pesa lo mismo para "un Big Four" que para cualquier banda de barrio.

¿Qué te han parecido las respuestas? ¿Tú qué opinas? Comenta y comparte en tus redes sociales.

No te pierdas la segunda y tercera parte de la entrevista en dos próximos post aquí, en el blog de DISTRITO UVE. ¡Te espero!

MÁS ENTREVISTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

PENADAS POR LA LEY (Hardcore Punk), lee AQUÍ

GRUFF (Hard Rock), lee AQUÍ

VHÄLDEMAR (Heavy Metal/Power Metal), lee AQUÍ

PYLAR (Ambient/Doom Metal), lee AQUÍ

¿ERES MÚSICO? Necesitas una buena presentación online,

y por eso existe el Servicio de redacción DISTRITO UVE para músicos.

Vane Balón es la autora, especializada en música desde el 2011.

Tarifas, opciones, muestras de trabajos y contacto AQUÍ

#opinión #entrevistas #colaboraciones

MENÚ WEB

ÚLTIMA ENTRADA 

DEL BLOG

SIGUE DISTRITO UVE EN:

  • Gris del icono de Spotify
  • Youtube DISTRITO UVE
  • vane balon linkedin
  • Twitter DISTRITO UVE
  • Instagram vane balon
  • Facebook DISTRITO UVE
Agencia VB comunicAction (3).jpg