top of page

 BLOG DISTRITO UVE 

-El blog de los oídos inquietos DESDE 2012, por Vane Balón-

  • Foto del escritorVane Balón

¿GRATUIDAD IGUAL A DESPRESTIGIO? LA PRECARIEDAD NORMALIZADA EN EL ÁMBITO CULTURAL


Si hay un mal que está pudriendo el arte en España es la enfermedad extendida de la gratuidad. Por todas partes encuentras acceso sin coste alguno a infinidad de opciones que conllevan horas de trabajo detrás, y en la música se agudiza este mal: tanto en músicos como en los medios.


Este artículo de opinión que escribí originalmente en 2017 -y fue publicado en la extinta web Nosolomusica donde colaboré fugazmente aquel año hasta que dejó actividad- me va a permitir un desahogo que seguro much@s profesionales necesitamos para purgarnos y continuar...



Este texto que rescato porque no ha perdido nada la fuerza y sentido del contenido original va para quien trabaja por amor al arte -literal: me refiero al plano artístico/cultural que es el que por desgracia se lleva la palma en el tema de la gratuidad-.



EN ESPAÑA LA GRATUIDAD ES UN MAL ACECHANDO SOBRE TODO EN CULTURA


El hecho de que lean lo que escribes (redactores/escritores/periodistas/bloggers) o escuchen la música que compones (grupos de música/solistas) o contemplen la pintura/escultura que desarrollas o miren el baile que ejecutas o vean la película/video/cortometraje que has rodado o bien observen la fotografía profesional realizada parece ser el único pago que el autor recibirá en una gran mayoría de los casos...


Pero no vivimos del aire: pagamos facturas y se trata de un trabajo profesional (aunque estemos desarrollando actividades abstractas) que conllevan un tiempo para el correcto desempeño que se debería pagar sin ver este gesto como un acto de caridad.  



Aplicando la lógica española respecto al arte y la cultura me pregunto porqué pagamos en un restaurante: total, están simplemente cocinando... Para qué pagar al carpintero que diseña y monta muebles si solo se trata de medir, cortar e instalar las maderas... ¿Y al fontanero? ¿Y al mecánico?...


Pagamos porque son actividades normalizadas, y quienes las desarrollan son profesionales especializados con aptitudes y/o cualificaciones específicas para desempeñar esos puestos de trabajo correctamente -o al menos deberían serlo-. Si tenemos tan interiorizada la idea de profesionalidad remunerada en según qué servicios, ¿por qué el arte y la cultura siguen con el lastre maldito de la remuneración escasa o inexistente?


¿ES LA GRATUIDAD UN PUNTO DÉBIL EN EL CAMINO HACIA EL RESPETO PROFESIONAL?


Centrándome en mi sector, el de la redacción en particular, compruebo que aquellos medios que sí cobran a los interesados por publicar su contenido -es un ejemplo, no una crítica- reciben la interacción y el respeto de los clientes, generando con ello un ritmo de crecimiento abismal que se traduce en mucha repercusión.


Al final, el poder de las sinergias logradas entre todas las partes es tan grande que me planteo lo siguiente: ¿merma prestigio publicar sin cobrar? ¿Pierde valor la profesionalidad si no pones precio?Los medios influyentes están muy solicitados aunque implique en algunos casos desembolsar un importe por aparecer en ellos, y la respuesta desde el público y artistas ante el contenido por el que se ha pagado es elevadamente superior al del medio gratuito, con el que casi no suele haber demasiada -o a veces ninguna- interacción.


Este comportamiento imposibilita al medio pequeño la opción de crecer, generando que el mero hecho de no cobrar por publicar parezca más un lastre en detrimento de la profesionalidad del medio en lugar de un punto diferenciador que debería sumar valor en vez de restarlo. 




HAY PROPUESTAS PROFESIONALES GRATUITAS QUE HAN VICIADO AÚN MÁS EL SECTOR:

Por otro lado se encuentran aquellas propuestas profesionales con gratuidad de por medio. Si te dedicas a escribir sabrás de lo que hablo, la misma situación por la que pasan tantos músicos a lo largo de su carrera: «te ofrezco la posibilidad de crecer en un entorno con miles de visitas» para quienes escribimos o «toca tu música a cambio de comida y alojamiento» para músicos... Y si preguntas qué ocurre con el tema de la remuneración hasta recibes caras de extrañeza como si estuvieras hablando de un fantasma: te suena, ¿verdad?


Recuerdo en el 2012 una propuesta profesional que me hicieron online vía Linkedin, y también no olvido la disputa privada vía email a raíz de preguntar sobre el sueldo... Ahí me respondió el interesado «te ofrezco la posibilidad de crecer en un entorno con miles de visitas» y «el amor al arte es lo más bonito que existe y hablándome de dinero estás dejando atrás esa filosofía que defiendes». ¡Joder! ¿En serio intentas atacarme con un sucio chantaje emocional? Curioso fue cuanto menos porque en el sitio en concreto que me hablaba del amor al arte contaba con anuncios a doquier, y al comentar que ese medio no vivía solo del amor al arte la respuesta fue alucinante: «tenemos que pagar facturas y costearlo todo»...


¡Claro, y yo también! Lo que pasaba es que yo entonces era más joven (28 años, que no eran pocos pero a ojos de alguien de mediana edad supongo que sí), y creyó que era tonta y seguiría nutriendo currículum trabajando sin cobrar. En fin, rechacé la propuesta porque ya hacía muchas colaboraciones altruistas pero elegidas por mí, no impuestas por jetas, y seguí con este precioso DISTRITO UVE.


Por supuesto aprendí que las colaboraciones hay que seleccionarlas mucho: es cierto que a veces no te pagan pero sí te reportan beneficio a otros niveles, pero de ahí a topar con listill@s y aceptar humo está claro que hay un abismo brutal, así que consejo: peineta a esta gentuza que chantajea vilmente mientras ves que lo que te critica lo pone en práctica... Busca opciones que merezcan la pena y brinda tu tiempo a lo que te vaya a satisfacer te paguen o no.  



¿SIGO EQUIVOCADA POSICIONÁNDOME EN LA GRATUIDAD?

En mi caso no cobro ni he cobrado jamás por los contenidos aquí recogidos desde el 2010. Y seguirá siendo así porque amo lo que hago, como tant@s otr@s en el sector, buscándome el sueldo en otra parte (con anuncios desde 2022, y mediante servicio de redacción y promo de manera freelance entre 2016 y 2018 y como autónoma entre 2018 y 2022).


Pero con la perspectiva que otorga el paso del tiempo añado algo: cobrar por tu trabajo es más que lícito, es necesario para pagar facturas pero ante todo para dignificarte como profesional. He hecho colaboraciones en medios importantes por los que no he cobrado absolútamente nada, aunque me reportó solvencia profesional estar colaborando gratis que dio lugar a diversas oportunidades laborales. Aún así he aprendido que si colaboras en un sitio y entra dinero, todo el mundo debería cobrar proporcionalmente a lo generado. Doy gracias por las oportunidades y por el aprendizaje, pero hay que reflexionar activamente en torno a la precarización, y las colaboraciones no dejan de ser un mecanismo más que perpetúa esa situación que hay que combatir. Entono este mensaje reflexivo desde la autocrítica más absoluta y con el sincero compromiso de predicar con el ejemplo.


Claro que me he planteado si habré estado -y sigo- equivocada manteniéndome firme en la postura de ofrecer contenidos gratuitos en este Blog... Luego caigo en la cuenta de que la libertad implícita en escribir sobre lo que considero de calidad y descubrir una cantidad importante de música alucinante made in Spain me aporta otras satisfacciones, y eso es precisamente lo que mantiene viva la llama de DISTRITO UVE. Y se cumplen 13 años el 15 de noviembre de este 2023, así que hablo con firmeza cuando digo que este rinconcito me llena porque de no hacerlo lo habría cerrado hace mucho tiempo.


¿SE VIVE DE LA ILUSIÓN?

El secreto verdadero es que intento mantener esa ilusión que me llevó a luchar por lo que creo hace años, y me doy cuenta de que aunque reneguemos del sistema en el que nos encontramos, al final tenemos que rendirnos a él.


Desde luego hay que aceptar que el dinero sigue fijando el prestigio en España pero, ante todo: el dinero es el que permite pagar las facturas y, hoy por hoy, también enaltece al profesional que ejecuta su trabajo con desempeño. Dar valor a ese esfuerzo permite que la ilusión inicial no se vaya quedando por el camino.


Ojalá este mensaje ayude a cambiar el chip respecto a lo que significa trabajar en el arte y la cultura, dejando de ser un problema el hecho de la remuneración económica... Todo es posible, dicen...

 

Si te gusta lo que lees comparte con tus conocid@s en redes sociales, vía Whatsapp, email, etc. Es un pequeño gesto para ti y un gran gesto para este blog de música y cultura. Gracias por tu apoyo.


Cada semana nuevos contenidos.


Sigue Distrito Uve, está en: Facebook, X (Twitter), Instagram, Tiktok... :-)


 


TE PUEDE INTERESAR LEER EN BLOG DISTRITO UVE:




BURNOUT MUSICAL Y SUPERACIÓN FAMILIAR: EL PODER SANADOR DE LA MÚSICA #1 CON WACA






MÚSICA PARA ESTUDIAR: 4 LISTAS DE SPOTIFY






コメント


bottom of page